» Contáctenos   » Únase a nosotros   » Acerca de    » Inicio
 
 






Serra Soluciones...

Soluciones eBusiness... Serra Soluciones...

Pasos para dejar de fumar
Dejar de fumar no es fácil, pero usted puede lograrlo ... Foto cortesía de lebendatmichi.blogspot.com

Existen Pasos para dejar de fumar

 

Introducción

De acuerdo con el Director General de Salud Pública de los Estados Unidos, “dejar de fumar representa el paso más importante que los fumadores pueden dar para vivir más tiempo y mejorar la calidad de sus vidas".

Dejar de fumar no es fácil, pero usted puede lograrlo. Para que haya la mejor probabilidad de abandonar el hábito con éxito, usted necesita saber las cosas que están en su contra, cuáles son sus opciones, y a dónde acudir para solicitar ayuda. Usted encontrará esta información en este artículo.


¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

Mark Twain dijo: "Dejar de fumar es fácil; yo lo he hecho mil veces". Quizá usted lo ha intentado también. ¿Por qué dejar de fumar, y mantenerse sin fumar, es tan difícil para tantas personas? La respuesta es: por la nicotina.

La nicotina

La nicotina es una droga que se encuentra de forma natural en el tabaco. Es altamente adictiva, tanto como la heroína o la cocaína. Con el paso del tiempo, una persona se vuelve adicto física y emocionalmente, o dependiente, de la nicotina. En algunos estudios se ha demostrado que los fumadores tienen que lidiar tanto con la dependencia física como la psicológica para dejar el hábito y mantenerse sin fumar.


A dónde va la nicotina y por cuanto tiempo permanece

Cuando usted inhala el humo, la nicotina penetra profundamente en sus pulmones, de donde pasa rápidamente al torrente sanguíneo, y es transportada a todo su cuerpo. La nicotina afecta muchas partes del cuerpo, incluyendo el corazón y los vasos sanguíneos, el sistema hormonal, el metabolismo del cuerpo y el cerebro. La nicotina se puede detectar en la leche materna y hasta en las secreciones mucoides del cuello uterino de las fumadoras. Durante el embarazo, la nicotina atraviesa libremente la placenta y se ha detectado en el líquido amniótico y en la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos.


Cómo los fumadores se hacen adictos a la nicotina

La nicotina produce una sensación placentera que hace que la persona quiera fumar más. También produce un efecto depresivo al interferir con el flujo de información entre las células nerviosas. A medida que el sistema nervioso se adapta a la nicotina, los fumadores tienden a aumentar el número de cigarrillos que fuman y, por lo tanto, aumenta la cantidad de nicotina en la sangre. Después de un tiempo, el fumador desarrolla una tolerancia a la droga, lo que conduce a un aumento en el consumo de cigarrillos. Con el tiempo, el fumador alcanza cierto nivel de nicotina y entonces fuma para mantener ese nivel. De hecho, al inhalarse el humo del cigarrillo, la nicotina llega más rápido al cerebro que los fármacos que se administran de forma intravenosa.


Abstinencia de la nicotina

Cuando los fumadores tratan de disminuir la cantidad de cigarrillos o dejar de fumar, la ausencia de nicotina origina síntomas de abstinencia, tanto físicos como mentales. Físicamente, el cuerpo reacciona a la ausencia de la nicotina. Mentalmente, el fumador se enfrenta a tener que dejar el hábito, lo cual requiere de un cambio importante en el comportamiento. Ambas dimensiones deben atenderse para que sea efectivo el intento de dejar de fumar. 

Varios factores diferentes pueden afectar cuánto tiempo le toma al cuerpo remover la nicotina y sus derivados. En general, la nicotina o sus derivados, tal como cotinina, están presentes en el cuerpo de un fumador habitual durante 3 ó 4 días después de dejar de fumar. 

Si la persona ha fumado habitualmente durante unas semanas o más, y repentinamente deja de usar el tabaco o reduce significativamente la cantidad de cigarrillos, se le presentarán síntomas de abstinencia, por lo general, a las pocas horas de haberse fumado el último cigarrillo.  Estos síntomas alcanzan su mayor intensidad aproximadamente de 2 a 3 días más tarde y pueden durar desde unos días hasta varias semanas.

Los síntomas de abstinencia pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Mareos (pueden durar de uno a dos días después de dejar de fumar).
  • Depresión.
  • Sentir frustración, impaciente e ira.
  • ansiedad
  • Irritabilidad.
  • Trastornos del sueño, incluyendo dificultades para dormir, para mantener el sueño y soñar cosas desagradables o hasta pesadillas.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Inquietud.
  • Dolores de cabeza.
  • Cansancio.
  • Aumento del apetito.


Estos síntomas hacen que la persona empiece a fumar de nuevo una cantidad de cigarrillos suficiente como para elevar los niveles de nicotina en la sangre al que se encontraba anteriormente, cuando aún no tenía los síntomas. 

En la sección "Pasos para dejar de fumar" se ofrece información sobre cómo superar los síntomas de abstinencia.

También fumar hace que su cuerpo elimine ciertos medicamentos con más rapidez de lo usual. Cuando usted dejar de fumar, cambia la manera que su cuerpo procesa estos medicamentos. Pregúntele a su médico si cualquier medicamento que usted toma regularmente necesita ser revisado o cambiado después de dejar el hábito.
¿Por qué es importante dejar de fumar?

Sin importar los años que tenga o el tiempo que haya fumando, el dejar de fumar le ayudará a vivir más tiempo. La gente que deja de fumar antes de los 50 años, reduce a la mitad su riesgo de morir en los próximos quince años en comparación con aquellas personas que continúan fumando. Los ex fumadores disfrutan una mejor calidad de vida con menos enfermedades relacionadas con resfriados y los virus de la gripe, reportan tener una mejor salud, así como una reducción de las tasas de bronquitis y pulmonía.

La Dirección General de Salud Pública de los Estados Unidos ha reportado durante décadas los riesgos a la salud asociados con el hábito de fumar. Además, en 1990 la Dirección General de Salud concluyó lo siguiente:

  • Dejar de fumar ofrece beneficios importantes e inmediatos para la salud de hombres y mujeres de todas las edades. Estos beneficios se aplican tanto a las personas que pudieran o no estar padeciendo enfermedades relacionadas con este hábito.
  • Los ex fumadores viven más tiempo que las personas que continúan en el hábito.
  • Abandonar el hábito reduce el riesgo de padecer cáncer del pulmón, ataques al corazón, derrame cerebral y enfermedades crónicas del pulmón.
  • Las mujeres que dejan de fumar antes de quedar embarazadas, o durante los primeros tres a cuatro meses de embarazo, reducen el riesgo de tener un bebé de bajo peso al mismo nivel de las mujeres que nunca han fumado.
  • Los beneficios a la salud superan por mucho cualquier riesgo de un pequeño aumento de peso (5 kilos o 10 libras) o cualquier problema psicológico o emocional que pudiera ocurrir después de dejar de fumar.

 

http://www.cancer.org